Advertencia para personal en búsqueda de modificaciones de préstamos hipotecarios

Desafortunadamente, la magnitud de la crisis de préstamos hipotecarios del país ha creado, a su vez,  un incremento en los timadores ansiosos por defraudar a consumidores  necesitando ayuda. Estos inescrupulosos están gastando una fortuna en publicidad contando con que deudores desesperados les crean las promesas infundadas y paguen por los servicios que ofrecen.  Si toman ciertas medidas de precaución, pueden evitar ser víctimas de estos indeseables.

Primeramente, cualquier individuo que alega poder garantizarle un resultado específico en la modificación de su préstamo hipotecario, le está mintiendo.  Los cánones de ética profesional de los abogados expresamente prohíben que el abogado le haga promesas infundadas a sus clientes.  Dicha reglamentación esta basada en el hecho que el éxito de la gestión profesional siempre estará sujeta a ciertos factores mas haya del control del abogado.

Segundo, insista en conocer personalmente al profesional que tendrá la responsabilidad primaria de rendir el servicio.    A mi entender, dicha entrevista es crucial ya que durante la misma usted tendrá la oportunidad de hacer las múltiples preguntas que debe tener con relación a su caso en particular.   Usted podrá juzgar por si mismo si el abogado conoce la materia, y por ende, es el profesional mas idóneo para representar sus intereses.  Debe insistir en que se le explique el proceso de modificación en términos claros y precisos.   Aunque la materia es un tanto complicada, un profesional competente debe poder ofrecer explicaciones sencillas y entendibles.

Tercero, deben estar claro que no todos los contratos hipotecarios son modificables.

He encontrado casos en los bancos han voluntariamente modificado prestamos bajo términos muy favorables al deudor hipotecario.   En tal caso, un profesional honesto debe ser candido con el deudor y reconocer que, en toda probabilidad, no podrá negociar términos más favorable.  Lamentablemente, la gran mayoría de los bancos o instituciones financieras, no son tan generosos con sus deudores.   Es lamentable, a su vez, que existen profesionales que aceptan compensación de deudores aun sabiendo que su gestión profesional no le rendirá beneficio a dicho deudor.

Cuarto, ningún banco acordará una modificación de préstamo hipotecario si el (los) deudor(es) no están devengando ingresos.  El propósito de la negociación es lograr que el pago hipotecario sea consistente con la capacidad de pago del deudor.  Si la capacidad de pago del deudor es zero, no es factible para el banco reducir el pago mensual a zero.  En tal situación, lo mas recomendable es que deudor obtenga alivio de la obligación hipotecaria  presentando una Petición de Bancarrota.  Puede explorar, a su vez, la posibilidad de una venta del inmueble a precio reducido conocido en ingles como “short sale”.

Por ultimo, quiero advertirles que debido al volumen de personas solicitando modificaciones este proceso puede ser largo y tedioso.  Por tanto, hay que vestirse de paciencia ya que la mayoría de los bancos no cuentan con el personal necesario para lidiar con la avalancha de solicitudes. Es difícil precisar el tiempo que tomará culminar las negociaciones, ya que algunos bancos tienen mas personal trabajando estos casos que otros.  En conclusión, recuerden que éste tipo de servicio profesional requiere la intervención de un profesional experimentado y disciplinado.  Encontrarán muchos individuos que ofrecen los mismos servicios, a un precio reducido, y que prometen resultados milagrosos.  Tengan mucho cuidado. “En guerra avisada no muere gente”.

Luis A. González
Abogado y Mediador
L. A. González Law Offices, P.A

(407) 649 - 8389
laglaw@cfl.rr.com