La importancia de designar a un apoderado medico (Living Will)

Todos deseamos minimizar el trauma que sufrirán nuestros seres queridos al momento de nuestro fallecimiento.  Por tanto, no debemos subestimar la importancia de designar un apoderado que cumpla con nuestras preferencias en cuanto a tratamiento médico. Esto se logra mediante un documento mejor conocido en inglés como, “living will”.  Dicho apoderado tendrá la autoridad de actuar en su representación en la eventualidad que usted pierda la capacidad de tomar decisiones médicas.  El ejemplo clásico es cuando una persona cae en un estado comatoso,  sea como consecuencia de un accidente o condición médica. 

Mediante dicho instrumento, usted designa a una persona que actue como su apoderado y le confiere la autoridad de implementar sus deseos en cuanto al tratamiento médico que usted desea en el caso que usted se incapacite y no pueda comunicarle sus deseos  al personal médico.  En el caso que usted se encuentre en un estado vegetativo permanente, puede autorizar a su apoderado que rechaze tratamiento médico que lo mantenga vivo(a) utilizando medios artificiales. Obviamente, puede, a su vez, instruir lo contrario.   Lo mas significativo es que al dejar instrucciones específicas sus familiares no tiene que sufrir el trauma de tomar una decisión tan delicada y difícil.

El caso que mejor ilustra la importancia de otorgar éste tipo de documento es el famoso caso de “Terri Schiavo”que occurrió aquí en Florida.  Terri Schiavo era una joven que sufrió un infarto cardíaco que le privó de oxígeno en el cerebro por aproximadamente 14 minutos, lo cual le causó daño cerebral significativo.  La joven cayó en un estado comatoso y vegetativo que duró en exceso de 15 años.  Los años de tratamiento médico fueron infructuosos  y era obvio que el estado vegetativo  era irreversible. Como consecuencia, el esposo de la Sra. Schiavo decidió, con la concurencia de los médicos,  que continuar manteniendo a su esposa viva por medios artificiales era inhumano.

Los padres de la Sra. Schiavo rechazaron esta decisión y como resultado,  se desató una de las batallas judiciales mas controversiales en la historia de este país.  Luego de oír el testimonio de los médicos, el tribunal decidió que el Sra. Schiavo tenia el derecho a detener el uso de medios artificiales.  Se agotaron todos los recurso apelativos, y otras maniobras políticas que no vienen al caso, y al fin los tribunales sostuvieron el derecho del Sr. Schiavo de decidir por su esposa. Lamentablemente, sin embargo, la animosidad creada durante la guerra judicial dividió a esta familia para siempre.

De la joven Schiavo haber otogado un instrumento exponiendo sus preferncias, el trauma emocional causado a esta familia  por el litigio prolongado, se hubiese evitado.  No cabe la menor duda que tanto los padres como el esposo de esta joven la adoraban.  Por ello, cada cual luchó por lo que entendía ella hubiese preferido. Como ella nunca pudo expresar sus preferencias, no se sabrá quien tenía la razón.  He encontrado varios documentos modelos publicados en el Internet que intentan suplir esta necesidad.  Deben tener cuidado en el uso de dicho modelos ya que pocos contemplan situaciones médicas particulares que ocurren con frequencia.  Por ello, recomiendo que al preparar su testamento le pida a su abogado que redacte un escrito designado un apoderado de su confianza, con instrucciónes claras y específicas.  La muerte de nuestros seres queridos, aunque siempre trágico, tienden a unir las familias.  Por lo contrario, en el caso de la joven Schiavo la animosidad creada por la incertumbre destruyó la unión familiar.

Luis A. González
Abogado y Mediador
L. A. González Law Offices, P.A

(407) 649 - 8389
laglaw@cfl.rr.com