Un Pleito podría ser mal negocio

Treinta años litigando disputas comerciales me han reafirmado  la importancia de una lección que aprendí durante los inicios de mi carrera.  Aunque la litigación entre empresarios se considera por muchos parte del costo de hacer negocios, la falta de pragmatismo en la resolución de disputas comerciales podría ser contrarios a sus intereses económicos.   

Por tanto, el abogado que recomiende el inicio de un litigio innecesario, o que prolongue innecesariamente un litigio existente, incumple con su deber al cliente.   Claro está,  muchas veces el comerciante no tiene otra alternativa que recurrir al remedio judicial.  La falta de opción se hace mas evidente cuando el empresario es demandado.  Pero, independientemente de las circunstancias que lo llevó al tribunal, debe enfrentar la situación en forma pragmática.  Cuando se está contemplando presentar una demanda, varios factores deben ser considerados.

En los inicios de mi carrera, mi mentor me dió un consejo que me ha sido muy útil en los años de mi encomienda profesional.  “Mas vale un mal arreglo que un buen pleito”.  Las numerosas batallas judiciales me han enfatizado la importancia de ser pragmático en lidiar con las controversias entre comerciantes.   Los Cánones de Ética Profesional que reglamentan el ejercicio de la abogacía son claros.  El abogado debe asumir y recomendar posiciones que sean consistente con los mejores intereses de su representado. 

Share
 

Primeramente, la posibilidad de lograr una transacción pre-demanda debe ser explorada.    Aunque el remedio logrado sea menor de lo que entiende se merece, podría ser mas de lo que un juez, o un jurado, le adjudique.  Y obviamente, se economizó el costo del litigio y los honorarios de abogado.  Segundo, debe considerar la capacidad financiera del demandado potencial.  El ignorar este factor, podría resultar en que su victoria judicial sea incobrable.   Les puedo asegurar que los abogados especialistas en bancarrota son individuos muy capaces, y con muy poco esfuerzo, pueden lograr evitar el pago de sentencias monetarias.  

Aun asumiendo que el demandado potencial sea un individuo solvente, ningún abogado le puede garantizar una victoria.  Muchos casos se deciden en base a la credibilidad de los testigos.  El testigo de su oponente podría percibirse por el juez, o por el jurado, como mas creíble que los suyos, aunque el suyo diga  la verdad.  Desafortunadamente, la verdad no siempre prevalece en los tribunales de justicia.    Aunque nuestro sistema judicial es uno de los mejores del mundo, les puedo asegurar que no es perfecto.

Independientemente de que usted haya demandado, o que haya sido demandado, el resultado final dependerá en gran medida de la capacidad y honestidad de su abogado.  Un profesional experimentado empleará todas sus destrezas para lograr un resultado positivo, que podría incluir una transacción consistente con sus mejores intereses.   El litigio en el Estado de la Florida incluye un proceso que se conoce como la mediación.  Dicho proceso le ofrece a las partes la oportunidad de resolver sus diferencias con el consejo de sus respectivos abogados y los esfuerzos de un mediador certificado por el Tribunal Supremo

En conclusión, la decisión de iniciar un pleito, o la de transar una reclamación es una que debe estar revestida de pragmatismo.  Lamentablemente, pocos asumen dicha posición ya que los tribunales de este país están atestado de casos.  Por tanto, lograr su día en corte requerirá una inversión considerable de tiempo y dinero.  Aunque esto es buena noticia para mis colegas, para usted podría ser un mal negocio. 

 
Luis A. González
Abogado y Mediador
L. A. González Law Offices, P.A

(407) 649 - 8389
laglaw@cfl.rr.com