Defensa en contra de prácticas engañosas bancarias

Debido al largo historial de prácticas indeseables y opresivas por parte de las instituciones bancarias en este país, la legislatura federal ha aprobado numerosas piezas legislativas diseñadas para proteger al consumidor de los abusos de dichas instituciones.  Una de esas piezas legislativas es conocidas como “The Truth in Lending Act (“TILA”).  Esta legislación está diseñada para proteger a los deudores y consumidores requiriéndoles a las instituciones bancarias a revelar todos los términos prestatarios para que así el deudor pueda efectivamente comparar los términos con aquellos ofrecidos por otras instituciones.

Bajo TILA, el prestamista o institución financiera tiene la obligación de proveer información correcta al deudor que pretende tomar prestado antes de firmar el acuerdo de préstamo.  La revelación mandatoria incluye la cantidad del préstamo, la cantidad de pagos, si existe penalidades por prepago, las fechas de vencimiento, las penalidades por pagos tardíos, el porciento de interés promedio anual (APR) y cualquier cargo por servicios.  Si el consumidor descubre violaciones al Estatuto, TILA, podría recuperar daños en contra de la institución financiera mediante una reclamación judicial.  

Obviamente, las violaciones a TILA pueden ser sumamente útiles en el proceso de negociar modificaciones de préstamos, ya que los daños causados por violaciones al estatuto podrían servir de crédito en contra de cualquier reclamación expuesta por la institucion financiera.  Por ello, cualquier persona necesitando este tipo de servicio deberá asegurarse que ha contratado los servicios de un abogado que sea ducho en los múltiples estatutos federales diseñados para proteger al consumidor en contra de los abusos por parte de las instituciones bancarias.

Lamentablemente, estos estatutos son un tanto complejos y requieren conocimiento especializado que muy pocos consumidores tienen.  Por tanto, cuando leo recomendaciones por parte de instituciones bancarias a los efectos de que los consumidores pueden lograr sus propias modificaciones, me molesta de sobremanera ya que dicha recomendación se hace con el fin de evitar de que los consumidores tengan el beneficio del conocimiento especializado requerido para invocar y exigir los remedios estatutarios aprobados por nuestra legislatura.  Por favor, no sean víctimas del desconocimiento.

Luis A. González
Abogado y Mediador
L. A. González Law Offices, P.A

(407) 649 - 8389
laglaw@cfl.rr.com