Reclamación de salarios

Vemos con frecuencia en los medios publicitarios bufetes de abogados anunciando su disponibilidad para tramitar casos de reclamaciones de salarios.  Varias firmas de abogados locales se están dedicando a exponer reclamaciones bajo el estatuto federal conocido como el “Federal Labor Standard Act of 1938".  Dicho estatuto le confiere una causa de acción a cualquier empleado que no haya sido compensado adecuadamente por horas trabajadas en exceso de la jornada 40 horas semanales.  La ley dispone que cualquier empleado que trabaje en exceso de 40 horas semanales debiera ser compensado a razón de tiempo y medio por cada hora trabajada en exceso de las cuarenta horas.  Por ejemplo, si el empleado es compensado a razón de $10.00 la hora, cada hora trabajada en exceso de las 40 horas debiera ser pagado a razón de $15.00 la hora.

He litigado varios casos bajo este estatuto y quiero compartir varias recomendaciones que serán útiles a cualquier empleado, o patrono, que se encuentre lidiando con este tipo de controversia.  Primeramente, el estatuto solo aplica a empleados y no a contratistas independientes.  Quiero aclarar, sin embargo, que el hecho de que el trabajador sea catalogado como contratista independiente no significa que, como cuestión de derecho, lo sea.  Aun asumiendo que el trabajador haya firmado un contrato reconociendo que es contratista independiente, ello no impide que el tribunal encuentra que, en realidad, la relación es una de patrono y empleado.

Existen varios factores que se toman en consideración al determinar la relación obrero-patronal.  El  control por parte del patrono es uno de los elementos mas importantes en esta determinación.  Es decir, si un trabajador rinde su labor en forma continua en el establecimiento, y bajo la supervisión del dueño de la empresa, es altamente probable que el tribunal determine que el trabajador es un empleado.   Si dicho empleado trabaja en exceso de la jornada de 40 horas, tiene derecho a ser compensado de conformidad al estatuto y por ende, puede exponer una reclamación en contra de su patrono.  

Cuando enfrentado con una reclamación de esta naturaleza, el patrono debe ser muy cuidadoso ya que el estatuto impone penalidades por su violación y provee para  el pago de  honorarios de abogados incurridos por el abogado del reclamante.   Debido a que se trata de un estatuto federal, el Tribunal de Distrito Federal tiene jurisdicción y no todos los abogados postulan ante dicho foro.  Ademas, el estatuto contiene ciertas excepciones que excluye su aplicación a ciertas empresas como por ejemplo una empresa cuyo ingresos brutos no exceden $500,000.00 anuales.   Por tanto, cualquier empresario obligado a lidiar con este tipo de reclamación debe estar seguro que seleccione un abogado ducho en la materia.

En realidad, es recomendable que ambas partes envueltas en este tipo de controversia deben asegurarse que el profesional designado para proteger sus intereses sea capacitado y pragmático.  Se debe explorar una transacción pre-judicial ya que el proceso judicial es muy prolongado y costoso.  Cada día es mas difícil generar los ingresos necesarios para mantener una empresa próspera.  Por tanto, la falta de pragmatismo en lidiar con este tipo de caso podría resultar en un desperdicio de recursos monetarios  que pueden ser útiles  en incrementar la eficiencia y prosperidad de su empresa.  “Mas vale un mal arreglo que un buen pleito”.

Luis A. González
Abogado y Mediador
L. A. González Law Offices, P.A

(407) 649 - 8389
laglaw@cfl.rr.com