La importancia del testamento

Uno de los mitos más comunes es que solo las personas adineradas necesitan hacer un testamento.  Esto es una falacia.  En realidad, toda persona que quiera asegurarse que su propiedad sea distribuída entre sus familiares en una forma específica y de conformidad a sus últimos deseos, debe hacer un testamento.

No todos tendrán que suscribir un testamento complicado.  En algunos casos, los esposos heredan entre sí lo cual solo requiere la preparación de un instrumento sencillo a un costo mínimo.  Es recomendable, sin embargo, que se prepare el instrumento, ya que éllo simplifica el proceso de distrubución de sus activos entre sus parientes.  Obviamente, la eventualidad de que la persona fallecida haya tenido hijos en matrimonios previos, incrementa la importancia de que se prepare un testamento claro, preciso y de conformidad a la ley aplicable.

En adición, el testamento ofrece la oportunidad a los padres de expresar su preferencia en cuanto a la custodia de sus hijos menores.  En la gran mayoría de los casos, el padre que sobrevive recibirá la custodia de los hijos.  Sin embargo, en la eventualidad de que ambos padres fallezcan simultaneamente, lo cual puede resultar en un accidente, la preferencia expresada por los padres en un testamento tendrá mucho peso en un Tribunal de Justicia llamado a decidir quien tendrá la custodia del/la menor.

Es difícil cubrir todos los beneficios que ofrece un testamento en éste escrito ya que son numerosos.  Deben considerar, sin embargo, que dicho instrumento constituye la última expresión de su voluntad ante la sociedad y sus seres queridos.  Por tanto, recomiendo que acuda a su abogado de preferencia para asegurarse que sus últimos deseos lleven tanto el peso de sus convicciones como el peso de la ley.

Luis A. González
Abogado y Mediador
L. A. González Law Offices, P.A

(407) 649 - 8389
laglaw@cfl.rr.com